Sitio orientado a la difusión de contenidos relacionados con el remo en barcas de jábega. Cultura, tradición y deporte en torno a una embarcación única y a la provincia que supo conservarla, Málaga.

Autor: David Vega Gómez (Página 1 de 5)

Hermanamiento del Club Malagueño de Jábega con la Hermandad de la Virgen del Carmen de Huelin.

Ayer Miércoles 19 de Julio se consumó formalmente un emotivo y deseado maridaje entre aquellos que, desde la Hermandad de la Virgen de Huelin, abrazan con Fé la devoción carmelita y el club de remo que custodia su Trono marítimo, la barca «San Andrés».

Desde la parroquia de San Patricio se impuso la medalla de esta Hermandad a 30 nuevos hermanos miembros de nuestro club y que, este próximo Domingo, acompañarán a la Virgen del Carmen en su procesión marítima por las playas de Huelin y San Andrés . Singladura que tradicionalmente realizan los remeros de la Hermandad bajo la atenta supervisión de Manolo y José «paloa».

Este hermanamiento se reflejó también en un documento cargado de bellas palabras que la Hermandad dedicó a este acto tan singular, dando fé a esta comunión de sentimientos.

Nuestro escudo desde ahora también portará, en uno de los cuarteles del gallardete, el símbolo de la orden de las carmelitas calzadas como testigo mudo de esta unión.

¡Viva la Virgen del Carmen!

Primera procesión marítima de la Virgen del Carmen como mediadora de las ánimas.

Uno de los aspectos motivadores, quizás el más importante, que me acercaron a la barca de Jábega es el de sus múltiples conexiones con la cultura, historia y religión de la sociedad del rebalaje.

La festividad de la Virgen del Carmen es la expresión más intensamente orgánica y espontánea del pueblo, el de los pies descalzos y pantalones remangados , el de los barcos chicos que tienen por pasarela un manto de arena bañada por el mar.

La virgen del Carmen es la patrona que los protege, pero también es la mediadora, abogada incansable, de las almas perdidas que penan en el purgatorio a la espera del Juicio final, ese que ya no admite recursos.

Ayer, 15 de Julio de 2023, durante la segunda veladilla del Carmen que organiza el club de remo malagueño de jábega, el estandarte de ánimas de la Virgen del Carmen de Huelin , cedido por esta Hermandad, a la que nuestro club se encuentra estrechamente ligado, recorrió el Guadalmedina, desde su desembocadura, pasando bajo los tres puentes que lo conectan con la ciudad, hasta llegar a donde deja de ser navegable, cerca ya del Centro de Arte Contemporáneo. Curiosa paradoja para una barca con milenios de Historia.

La barca que tuvo ese privilegio fue la «María Juliana» , la misma que el año pasado, de forma singular, portó la imagen titular de la Hermandad de Huelin en su tradicional procesión marítima.

Tuvimos un acompañamiento de lujo, con solos de trompeta y cante a capela de Salve Marinera y fandangos dedicados a la Patrona del mar .

Verdaderamente un día inolvidable que quiera la Virgen del Carmen se repita en los años venideros.

Adiós a un marengo

Blas, su amigo «Paloa» y los demás.

O lo que es lo mismo, dos grandes amigos, maestros de la linde que separa la tierra de la mar salada, el rebalaje.

Rodeados, eso sí ,de una copiosa constelación de Potalas y Alburrecas, como así llamaba Blas a aquellos inexpertos condenados, por sus propias taras, a conducir las barcas hacia el peor de los destinos.

Conozco a Blas desde hace poco, no más de cinco años . Un tipo grande, de aspecto rudo, capaz de lidiar con el sol cubierto siempre de una gorra campera, más propia de las tierras del chotis y el cordero que de aquellas en las que se mora entre mares y meros.

Desde el primer momento tuve la fortuna de conectar con él, eludiendo caer bajo esos epitetetos, potala y alburreca, con los que, siempre cariñosamente, se refería a los advenedizos carentes de habilidad en el manejo de barcas y remos.

Desconozco las razones de esa conexión, posiblemente sea cuestión de eso que llaman química o, quizás, se obrara el artificio gracias a los cigarros puros con los que de vez en vez compraba a plazos su respeto.

El caso es que al amigo Blas lo tuve cerca, tan cerca como lo son las emociones que conceden los momentos de ocio a la buena compaña.

Apenas espero de esos ratos haberle correspondido, haciéndolos tan gratos para él como lo fueron para mí . Sólo así, de ese necesario equilibrio, tendré la certeza de haber recibido la gracia de su amistad.

Se te echará de menos amigo. D.E.P.

«Potala»: piedra que anudada a una línea o beta se emplea para fondear botes y barcas.

«Alburreca» o alhurreca: costra de sal que queda en aquellos objetos que han sido bañados por la mar

En la imagen, de izda. a dcha. Blas, Rafael Serrano «el sopa» y Manuel Díaz «Paloa», tomada en Junio de 2023 durante la restauración de la barca «San Andrés» en las instalaciones del Club de remo malagueño de jábega.

El escudo del Club de Remo Malagueño de Jábega….. en madera

Una talla de Virginia Jiménez

Los escudos que adoptan los clubes deportivos transmiten ideográficamente y en unos pocos segundos el carácter y la razón de ser del propio club.
Por ello es tan importante lucir el blasón adecuado que nos identifique convenientemente. Sobre todo si se trata de un club deportivo que ha de librar batallas en el terreno de juego o, como es en nuestro deporte, en el campo de regatas.

Nuestro escudo, el del club de remo Malagueño de Jábega, responde a un esquema clásico que recoge parte de los elementos figurativos de nuestro escudo municipal.
La corona Real, los colores verde y morado presentes en el blasón malagueño desde 1509 y la cinta inferior con los títulos que ostenta la ciudad. En el campo central, circundado por una orladura, semejante al característico aro salvavidas con la denominación del club, figura el gallardete dividido en cuatro particiones en las que se sitúan, en la parte superior la vista de proa de una barca de Jábega y en la parte inferior una concha de murex. La barca luce los colores actuales de la «María Juliana» y, en cuanto al murex, representa al molusco del que se extrae el tinte púrpura objeto de comercio para los fenicios.
Por último, asoman las palas y guiones por debajo de la orladura, correspondientes a un par de remos cruzados.


El escudo refleja la personalidad de un club que basa su actividad en el remo en barca de Jábega con el debido respeto a su historia y el compromiso con la ciudad a la que pertenece y a la que debe su existencia.

Habitualmente los escudos se prodigan electrónicamente, sobre papel, vinilos, banderas o equipaciones. En nuestro club, además, lo tenemos en la forma de una exquisita talla en madera, obra de Virginia Jiménez, compañera del club y artista que ya había demostrado su habilidad artesana plasmada en los tronos de nuestra Semana Santa. Habilidad acompañada de una gran calidad humana que despliega entre aquellos que tienen la fortuna de conocerla.


En las imágenes podemos ver como de un esbozo en madera se llega al escudo esculpido, listo para ser bendecido por el sacerdote que nos acompañó en la veladilla del Carmen de este año, que organizó el club gracias a la  inestimable colaboración de dos compañeros del club, Jorge González y Ángel David.


En el dorso figura también, grabado en bajo relieve, la imagen embarcada de la Virgen del Carmen, con un corto poema dedicado a la reina de los mares.


Una obra de arte que aguarda paciente a que el club cuente con el emplazamiento adecuado para exhibirla.

Gracias Virginia.

«La Fogonera»

La nueva «fogonera» de José Pedro González

Se trata de la última construcción teniendo como origen la carpintería de la Escuela Provincial de remo tradicional en el muelle de San Andrés del Puerto de Málaga.

Encargo del Club de remo de San Andrés, retoma nombre, naipe y colores distintivos de la anterior fogonera construida por Julián Almoguera en 1998 y que en la actualidad luce en las aletas de popa su original nombradía como «María Juliana».

evolución barca «María Juliana» 1998 a 2022

En la imagen superior se muestra la evolución sufrida por la barca «María Juliana» con su ínterin como «Fogonera» desde 2013 a 2020.

La nueva Fogonera fue botada el 05 de Junio de 2021.

Recuerdo aquel día porque tuve el privilegio de asistir a la botadura invitado por Manolo «Paloa» y su hijo José Díaz, presidente del Club de San Andrés. Fue un día lluvioso que nos dio los descansos necesarios para disfrutar el evento como merecía la ocasión.

En mi memoria quedará también fijado el ofrecimiento que me hizo José Díaz para probar la nueva barca desde la popa con la «espailla». Brindis que no decliné y que agradezco profundamente por ser sabedor de lo que, para unos mandaores de casta como los «Paloa», supone hacer concesiones con ese oficio.

botadura de la «Fogonera» 5/Junio/ 2021

Durante el año 2021, por sugerencia del Presidente de la Asociación de Remo Tradicional (ART), José Luis Ramos, estuve encargado de la gestión de la Escuela Provincial de Remo. Ello me dio la oportunidad de presenciar muy de cerca las evoluciónes que iban experimentando las embarcaciones en construcción a cargo del carpintero José Pedro, desde su taller ubicado en el recinto de la Escuela.

Se llevaron a cabo, casi al unísono, la construcción de dos barcas de jábega de las llamadas «ligeras», La primera que es la que nos ocupa ahora , la «Fogonera»; la segunda, «La Marenga», que será objeto más adelante de un tratamiento más detenido.

Un proceso que duró ocho meses de arduo trabajo artesano por parte de José Pedro González, que firmaba su duodécima barca de jábega, y de su colaborador Pedro Murillo. Casi el mismo tiempo que proponía Julián Almoguera , maestro de José Pedro, para la construcción de toda barca que siguiera los dictados de un paciente y esmerado artesano.

La barca debía estar terminada para Mayo, límite al borde de lo inadmisible, ya que ese mismo mes daba comienzo la liga de jábegas de 2021 para un club, el de San Andrés, que había carecido de la posibilidad de entrenar con la unidad con la que de inmediato habría de participar.

El collage de la imagen superior responde a ese seguimiento que pude hacer semanalmente de la evolución constructiva de esta barca tan representativa de nuestra provincia. Recorre en el tiempo desde la fijación del embón en el taller hasta que queda dispuesta para su botadura.

«Senda Azul»

Vereda que se recorre a la vera del mar.

Unas veces caminando a pie por la orilla y, otras, sentado sobre la quilla.

La de hoy, para muchos ha sido así, por la sobrequilla de una barca de Jábega.

El Proyecto Senda Azul, auspiciado por la Diputación de Málaga, ha hecho posible que hoy muchos malagueños hayan mirado al mar desde una perspectiva diferente. Desde la borda de una barca que no llega al metro de altura han contemplado siglos de historia y practicado el remo desde la más elevada y sublime expresión del rebalaje malagueño, la barca de Jábega.

La mayoría de clubes que forman parte de la Asociación de Remo Tradicional han participado de este exitoso proyecto y con gran asistencia de público.

Se ha planteado la experiencia como un bautizo de mar, sin embargo «después del café bebío» como dice la popular guajira , he sentido que para muchos se ha tratado más bien de una «Primera Comunión». Comunión con el mar, con la barca, la cultura y la Historia.

Gracias a todos los que han participado, promotores y asistentes, con especial atención, como no puede ser de otra manera, a mis compañeros de club, que han colaborado coordinando el evento y convirtiendo lo ordinario en extraordinario. Como siempre.

Relación de barcas «ligeras» y «pesadas»

por Felipe Foj Candel

LAS BARCAS PESADAS

(publicado en el grupo especializado de Facebook «solo Remo» 20/08/2022)

Este calificativo se otorga por exclusión a todas aquellas barcas de jábega que superan los 600 kg (límite de las barcas “ligeras”). Por su heterogeneidad y características físicas desde 2017 dejaron de competir en las regatas de la Liga de Jábegas.

Se trata de embarcaciones con varias décadas en sus cuadernas (casi un siglo las dos que se exponen en museos), la mayoría reformadas y utilizadas en la actualidad para el ocio y para procesionar a la Virgen del Carmen.

Su antigüedad hace que se desconozcan algunos datos y que otros hayan variado a lo largo del tiempo, por eso solicito a quien los conozca de forma fehaciente los comuniquen para mejorar este registro de carácter provisional, que ha sido confeccionado con los datos ofrecidos por algunos clubes y propietarios y con la información que en su día proporcionó COBARJA (antecedente de la ART).

Salvo error u omisión, en la costa malagueña contamos con doce barcas pesadas (una de 9 remos) y con otras tantas ligeras (https://tinyurl.com/barcas-ligeras), que unidas a las dos en museos alcanzan las 26. Con la de La Herradura (https://tinyurl.com/barca-Herradura), obtenemos las 27 totales a fecha de hoy.

LAS BARCAS LIGERAS

(publicado en el grupo especializado de Facebook «solo Remo» 21/09/2021)

En términos generales se entiende por “barca ligera” aquella que tiene entre 500 y 600 kg de peso. Esta drástica reducción respecto a las consideradas tradicionales se consigue por la utilización de maderas de baja densidad, distintas según la resistencia que requiera cada pieza.

En julio de 2010 se botó la Rompeola, primera barca ligera, siendo la última La Fogonera, botada el 29 de mayo de este año. Son una docena y casi todas compiten en la Liga de Jábegas, ofreciendo un bello espectáculo de remo deportivo gracias a su colorido, líneas y peso ajustado.

Todas las ha construido José Pedro González, de quien proceden los datos ofrecidos en el cuadro adjunto. Son orientativos: corresponden al momento de la botadura y no tienen por qué coincidir con los actuales.

Quino, el ojo del mar

David Vega Gómez 13/08/2021

Imagen tomada por David Vega durante la Liga de jábega 2021

Tiene mi barca en la proba pintados dos ojos…

Que No, que es mentira, que lleva tres

Dos de colores que baña la mar y

el tercero de Quino que la viene a retratar.

Hoy se ha cerrado un gran ojo, ciclópeo, el del fotógrafo de las barcas que salen a remar.

Cuando mañana las barcas, todas juntas varadas ojos a la mar, ésta los moje hasta el derramar, no serán con olas de agua y sal, sino con las lágrimas que llora el mar.

Adiós Quino, amigo.

imagen cedida por el Club de remo de Pedregalejo

Los comienzos de una nueva barca

La «Fogonera» de José Pedro González

Botada el 29 de Mayo del 2021 es a día de hoy la penúltima barca construida por el carpintero José Pedro González.

Fijar el embón en el taller o varadero, tras la autorización y registro por parte de la autoridad marítima, era el primer paso hace sólo unas pocas décadas para iniciar la construcción de una nueva embarcación.

Estas imágenes corresponden a ese momento embrionario de la nueva «Fogonera» (Noviembre de 2020). Eso sí, las autoridades aquí son las de Manolo «paloa» y Blas del Club de remo de San Andrés que vigilarán con celo su construcción hasta el final.

Preparando el embón para ser fijado bajo el cobertizo del taller de la antigua Escuela Provincial de Remo. Al fondo la antigua fogonera llamada «María Juliana» desde 1998 a 2016 , Fogonera desde 2016 a 2020 y renombrada como María Juliana desde 2020 hasta hoy.
« Entradas anteriores