Sitio orientado a la difusión de contenidos relacionados con el remo en barcas de jábega. Cultura, tradición y deporte en torno a una embarcación única y a la provincia que supo conservarla, Málaga.

Autor: David Vega Gómez (Página 1 de 3)

Bautizo de la Barca «María Juliana» 12/06/2021

La espera es el tiempo que pasa para que algo suceda. La paciencia es el mecanismo que empleamos para gestionarla, es la clave del éxito para que nuestro proyecto llegue a buen término.

La «María Juliana» es fruto de la paciencia, de una manufactura artesana que huye de la celeridad que proporcionan los medios tecnológicos actuales. Este era el proceder del Carpintero de ribera Julián Almoguera y, sus creaciones, mimadas por sus amos actuales, dan testimonio de su buen hacer.

Paciencia es también el recurso que me ha permitido retornar al punto de inicio, aquel en el que la barca lucía en su encarnado este mítico nombre «María Juliana» con el que Julián bautizaba todas sus barcas y que tras ser vendidas a sus nuevos amos, modificaban este con un nuevo apelativo.

Fue el caso de la barca que nos ocupa, la tercera «María Juliana», la de 1998. Mantuvo su nombre original hara el año 2013 en la que es adquirida por el Club de Remo de San Andrés. Pasó a denominarse «Fogonera» rindiendo un merecido respeto a una antigua barca restaurada con ese nombre por el padre de Manuel Díaz «Paloa», nuevo amo de la «María Juliana». Ahora, siete años después, tras un periodo de incontables éxitos deportivos logrados por el Club de San Andrés, recupera su denominación original y una nueva estética más aacorde con la veteranía de la barca.

No se trata de un bautizo en el sentido ortodoxo del término, ya que fue bautizada en su día por Julián con este mismo nombre, pero se ha seguido un ritual similar en el que el vino y la sal han regado la barca en señal de buena ventura y prosperidad como manda la tradición. Con ello he pretendido rendirle tributo en forma de modesto homenaje a la figura de un grande de la barca de jábega, artífice de la transformación de una embarcación esencialmente pesquera en una barca con vocación deportiva, logrando con ello la redención de una condena impuesta por el progreso, su desaparición.

El acto se llevó a cabo en la sede de la Escuela de Jábega, situada en la dársena de poniente del Puerto de Málaga, junto a las playas de Huelin. Contó con una nutrida asistencia de público que guardó con celo las medidas de prevención anti covid19. A los asistentes se les ofreció un ágape para celebrar el evento y se les amenizó con un baile abandolao sobre la barca, a cargo de la bailaora Jimena Vega, mi hija, que fue así mismo madrina de la barca junto a su hermana Ana Luz Vega, mi hija mayor.

Agradecimientos:

A la A.R.T. Asociación de Remo Tradicional con José Luis Ramos como presidente, que depositaron su confianza en mí como colaborador en esta nueva etapa de la Escuela de Jábega y a su Junta directiva que me han permitido desarrollar libremente el evento en este privilegiado espacio.

A mis compañeros de la Escuela que han participado muy activamente en las labores de mantenimiento y remodelación de la barca para lograr su imagen actual.

A la familia del Club de «San Andrés» que han colaborado conmigo en aquello que les he solicitado y que me han facilitado la posibilidad de adquirir una barca sinigual. Se cumple aquello que un buen amigo mío repetía cariñosamente «que más que un cliente, un amigo».

A mi buen amigo Antonio Diestro y al equipo de profesionales del Conservatorio de Danza «Pepa Flores» que han permitido, junto a mi hija Jimena como bailaora, que se pueda desarrollar el baile abandolao, haciendo las delicias de los asistentes y convirtiendo el bautizo en un acontecimiento único y entrañable.

A mi amigo Mariano Villén, que aportó con su creatividad y acertado sentido estético los dibujos que lucen en el tajamar y los característicos ojos sobre las amuras.

A los carpinteros José Pedro González y Pedro Murillo, siempre atentos a cualquier necesidad que me surgiera, poniendo su dilatada experiencia y conocimientos a mi servicio.

A los alumnos y compañeros que han esperado con paciencia a que acabaran las labores de restauración de la barca, viéndose limitadas sus salidas al mar por esa razón.

Por último a Agustín Montáñez, anterior presidente de la A.R.T., por facilitarme la toma de contacto en la adquisición de la barca y por abrirme las puertas de la Escuela de Jábega, haciendo que la sienta como mía y a la que dedico el tiempo disponible con pasión adolescente.

Ampollas

Una de las lesiones típicas del principiante en la práctica del remo es la formación de ampollas en las manos.
Digo del principiante porque la única forma de prevenirlas de forma natural es que se produzca un endurecimiento progresivo de la piel en las zonas expuestas a la fricción con el puño del remo. Vamos, los callos de toda la vida.

Esto se produce después de varias semanas de práctica.
La otra forma es recurrir a guantes que nos protejan del rozamiento de la piel directa con la madera.
Ya que las ampollas surgen principalmente en las palmas, en sus rodetes dactilares y en la primera de las falanges, los guantes que parecen ser más efectivos son aquellos que dejan la última falange de los dedos al descubierto para no perder la destreza con las manos.


Deben ser ligeros, transpirables y presentar protección en las palmas mediante piel o almohadilla de silicona.
Las ampollas, en nuestro deporte, aparecen porque las dos capas superficiales de la piel, dermis y epidermis, se separan a causa de la fricción originando una lesión, a la que el cuerpo responde segregando un líquido linfático que queda contenido en una especie de vejiga bajo la epidermis que puede llegar a ser muy dolorosa.
Si las ampollas son de pequeño tamaño lo más recomendable es cubrirla con un apósito (tirita), y no reventarlas para evitar infecciones.
Por el contrario, si la ampolla es muy abultada y dolorosa, (por cierto que si la ampolla tiene más de medio centímetro se denomina «bulla»), es conveniente drenarla.
Es una operación que podemos hacer nosotros mismos, pero con especial atención a la higiene del procedimiento.
Hay varias webs de centros de salud privados que detallan como hacerlo correctamente, pero en suma se trata de estilizar una aguja o alfiler con alcohol para perforar la ampolla en varios puntos y drenarla, para ello antes habremos cubierto la ampolla con una capa de yodo. Posterior a los pinchazos iremos empujando con una gasa esterilizada. Nunca con las manos, para evitar infecciones.
Después se puede aplicar un poco de vaselina y cubrir con un apósito. Hay que vigilarla diariamente para controlar que no haya aparecido alguna infección, en cuyo caso habría que acudir a personal sanitario cualificado.

Remo Tradicional: El gesto técnico de la remada

  • Ataque
  • Pasada
  • Sacada
  • Recuperación
  • El ataque se inicia con el cuerpo ligeramente inclinado hacia popa, con un ángulo de 15 a 30`, hasta que la pala quede a la altura de los glúteos. Se realiza con rapidez y decisión, sin golpear el agua y aumentando la velocidad progresivamente. El impulso sostenido es similar al que se produce cuando empujamos una rueda o volante de inercia, como la rueda de una ruleta de tómbola de gran tamaño
  • La pasada es la continuación ininterrumpida del ataque. Continúa hasta llevar el tronco del cuerpo hacia proa y el puño del remo hasta la altura del pecho. Se mantienen los brazos rectos hasta el último cuarto del recorrido en el que se flexionan los brazos.
  • Desde esta última posición se van adelantando los brazos extendidos para seguidamente ir recuperando la posición vertical hacia popa hasta el punto de inicio. Esta fase de recuperación se realiza más lentamente, aprovechando la recuperación para inhalar aire y aprovechar la velocidad, arrancada de la barca.

Posiciones del remero durante la fase acuática de la remada

Remo de banco fijo

Ataque, Pasada y Sacada de la pala del remo son los movimientos que
forman parte del gesto técnico durante la fase acuática de la remada.
El objetivo del “mandaor” de la barca de jábega y de todo patrón es lograr
que la pasada de la pala en el agua tenga la mayor amplitud posible,
haciéndolo sin gestos violentos que desestabilicen la barca y aumenten las
fuerzas contrarias al sentido de la marcha.
Para lograr esa necesaria amplitud que convierte en eficiente la acción de
remar, a menudo, vemos como el patrón solicita a la bancada, a la voz
“tirándose para atrás”, que los remeros inclinen el torso hacia proa con el
fin de poder llevar el puño a la altura del pecho. Pero, exactamente, ¿en
qué momento y ángulo de inclinación debe el remero iniciar el ataque o
flexionar los brazos cuando la pasada llega a su final?.
Para encontrar respuestas a estos interrogantes he recurrido a un gráfico
extraído del estudio “Remo en banco fijo” que a ese respecto hizo
Francisco García en 1996, basándose en el análisis de tres equipos gallegos
de remo en banco fijo con similar nivel de eficacia.

Lo primero que se deduce de este gráfico y común en los tres equipos es
que los brazos se mantienen extendidos durante aproximadamente las
tres cuartas partes del recorrido. Como vemos los brazos se flexionan
cuando ya el cuerpo se encuentra tendido hacia proa en un ángulo de 20º
prolongando la pasada del remo hasta el momento de sacar la pala del
agua.
En segundo lugar, observando el gráfico del equipo 3, vemos como se
puede completar la pasada del remo en toda su amplitud aumentando el
grado de inclinación del cuerpo hacia popa en el momento del ataque,
incluso aun cuando flexionemos los brazos ligeramente antes de llegar al
grado de tumbada de los otros equipos.
En cualquier caso se pone de manifiesto la necesidad de trabajar los
grandes grupos musculares de espalda y glúteos como protagonistas de la mayor parte del gesto técnico en el remo de banco fijo.

David Vega

Francisco Javier Ruiz «el Canio»

Publicado por Francisco Javier Ramos Berruezo en el grupo especializado de Facebook «Sólo Remo»

Conocido como «el Canio» ha dedicado gran parte de su vida a su pasión por las barcas de jabega, convirtiéndose en uno de los «mandaores» más reconocidos de este deporte.
Puede decirse que se consagró como mandaor en el año 89, en la regata de Torrox, cuando alcanzó la victoria con la embarcación » Virgen del Carmen», la primera de las «María Juliana» construida por Julián Almoguera.
Al año siguiente, le tocó a las chalanas, cuando el la Cala del Moral, el mismo día que se botaba la chalana «Margarita» propiedad de su gran amigo Juan Carlos Alcaide, quedó en primera posición dentro de la categoría de 4 remos. Seguirían más victorias hasta convertirse en uno de los mandaores con mejor palmarés del rebalaje.
Ha formado parte de tres clubes de remo: Asociación de Remo y Pala de Pedregalejo, Real Club Mediterráneo y Club de Remo de San Andrés. Pero si algo lo identifica es el haber patroneado con éxito todas las barcas construidas o diseñadas por Julián Almoguera: «Virgen del Carmen», «San Andrés» y la tercera » María Juliana», conocida también como «Fogonera» durante el tiempo que atendió al uso del equipo de Huelin.
Lo mismo ocurrió con las embarcaciones «Almoguera» y «traya» N las que cumplió como mandaor y metebríos.
Sabiendo perder cuando correspondió y sobre todo sabiendo ganar, administrando su éxito como patrón en forma de buenos consejos, como sólo saben hacerlo los grandes de cualquier deporte. Todo ello sumado a su gran calidad humana lo convierten es una de las leyendas vivas del remo malagueño.

Leyendas del Remo: la Cala del Moral

Publicado por Francisco Javier Ramos Berruezo en el grupo especializado de Facebook «Sólo Remo*

Entre las leyendas vivas del remo malagueño, todavía en activo, hay tres que siempre han caminado juntos, estoy hablando de José Luis Ramos Pérez, Juan Carlos Rodríguez Barranco y Juan José Ramos Berruezo. Desde hace muchísimo tiempo, ya siendo jóvenes, se han dedicado al mundo del remo, y siempre compartiendo el mismo tipo de embarcación, la barca de jabegas, exceptuando cuando remaban a 6 remos en la chalana de Astilleros Gómez. Siempre juntos, en la banda de 3 o de poniente.
Han competido en barcas como la «Rebusquera» antes llamada «Magdalena», en la «Rosario y Ana» y en la «Virgen del Carmen».
Ahora los tres forman parte del Club de Remo de la Cala del Moral. Con este club, en el 2019, quedaron campeones de la liga de jabegas.
José Luis Ramos es presidente del Club de Remo de La Cala del moral y, recientemente, lo es también de la Asociación de Remo Tradicional A.R.T., Continúa ejerciendo como patrón de los veteranos de dicho club. Juan Carlos y Juanjo siguen remando juntos.
En aquellos 90 también remaron con ellos jabegotes como José Luis Fernández, David Montes, Miguel lulu, Antonio Jesús Ramos, Francis Pichaire, Miguel Rodríguez Fernández, Antonio Jesús AVITA, Isidro Garrido y Curro.

Mandaor: Juan Carlos Alcaide

Publicado por Francisco Javier Ramos Berruezo en el grupo especializado de Facebook «Solo Remo»

Hoy toca hablar de un buen mandaor que en el mundo de la regata ha hecho de todo.

Ha sido mandaor, metebrios, juez de regatas; incluso ha trabajado en la carpintería de ribera. Me refiero a Juan Carlos Alcaide González.

Toda una vida ligada al remo malagueño. Vinculado a su club, la «Asociación de Remo y Pala de Pedregalejo» y con ello, a sus tres embarcaciónes, la «San Andrés» , «Cordela» y por su puesto la «Traya». También con la que es su propia chalana «la Margarita».

Ha enseñado, con la devoción del maestro, a muchos a remar, ganándose el respeto de todos ellos gracias a sus indicaciones.

Regatas que él nunca olvidará serán: la regata de Torrox 89; la regata de chalanas del año 90 en la Cala del Moral, que ganó por primera vez con su chalana Margarita; las regatas del Puerto 2011 y 2012, y la regata de Pedregalejo 2016. En la regata del muelle 2011 corto la racha de victorias del club Mediterráneo y en la de 2012 ganó la final con una regata memorable con incluso habiéndole tocado en el sorteo el peor tanto. En el 2016, en pedregalejo, cortando la racha triunfal del equipo rival de Huelin con «la fogonera». En esta regata iba de metebríos quedando campeón de liga.

Siempre colaborando con todo lo relacionado con las barcas de jabega. Un genio.

BAUTIZO DE UNA BARCA EN 1922. ÁLBUM DE FOTOS

Publicado en el grupo especializado de Facebook por Felipe Foj Candel el 23/01/2021


Seguro que será de interés acceder a la reproducción del álbum de fotos del bautizo de la «Romana», barca de Fuengirola, celebrado en 1922. Incluye sus textos originales y una introducción de Pablo Portillo. De gran valor antropológico, muestra cómo por entonces las botaduras de barcas de jábega constituían un gran acontecimiento social.
Es el nº 10 (2015) de la publicación digital Documentos, colección de ABJ de la que fui coordinador, editor y maquetador.



Tripulación de Pedregalejo en la «San Andrés» año 95 o 96

Publicado por Juan Carlos Alcaide en el grupo especializado de Facebook «Solo Remo»

Tripulación de pedregalejo con la barca San Andres, o lo que es lo mismo segunda María Juliana el año no estoy muy seguro pero debe de ser el año 95 o 96, tripulación formada por, por Paloa padre como patrón, pachapanda Juan Carlos, Javi el gato, Pedro Jose, y Tatoño en babor, y Carlos, Alberto, y Pedro en estribor.

« Entradas anteriores